Dependencia - proveedores, residencias, sector sociosanitario,
Síguenos en:
Facebook
Twitter
YouTube

Nuevos modelos de Atención Sociosanitaria


La Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades de la Junta de Castilla y León y el Departamento de Empleo y Asuntos Sociales del País Vasco están implantando nuevos modelos de atención residencial y a domicilio. En mayo, celebraron una interesante jornada en la que intercambiaron experiencias sobre las acciones y proyectos que están desarrollando, encaminados a mejorar la atención que reciben las personas mayores. Responsables de ambas comunidades autónomas visitaron la residencia pública Los Royales, en Soria, donde la Junta de Castilla y León cuenta, desde enero de este año, con un proyecto piloto que pretende convertirse en el nuevo modelo regional de atención a las personas mayores, que está basado en centros multiservicios, organizados en unidades de convivencia. Por su parte, el País Vasco está desarrollando el proyecto Etxean Ondo, que tiene como objetivo contribuir a que las personas mayores vivan en su casa el mayor tiempo posible, mediante la diversificación de servicios de atención domiciliaria y de proximidad.




Nuevos modelos de Atención Sociosanitaria
El nuevo modelo asistencial propuesto por la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades surgió a raíz de dos viajes institucionales y empresariales, organizados por Federación de Castilla y León de Residencias de la Tercera Edad (ACALERTE). En Alemania, intercambiaron experiencias sobre el desarrollo de la Ley de Dependencia y, en Suecia, conocieron su sistema de servicios sociales, que supuso el origen del actual modelo de atención que está implantando Castilla y León.

Durante el viaje a Estocolmo, en septiembre de 2009, representantes de la Consejería y de la Gerencia de Servicios Sociales, así como empresarios de ACALERTE, establecieron contactos con representantes políticos y de servicios sociales estatales, regionales y municipales con competencias en servicios sociales. “Los temas más destacados que se abordaron fueron los relacionados con la formación, la organización y la gestión de los servicios sociales. Se visitaron residenciales para la atención a personas mayores y con demencias, equipamientos multiservicios, viviendas colectivas y servicios domiciliarios”, explica el presidente de ACALERTE, José María Delgado.

La consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades de Castilla y León, Milagros Marcos, reconoce que, desde el primer momento, “nos gustó el modelo multiservicio, porque en la prestación del servicio prima la persona y la atención es más personalizada. En la misma línea creamos nuestra Ley de Servicios Sociales, que se aprobó el año pasado, y que también está centrada en la persona”.

Asimismo, el presidente de la patronal asegura que, tras este viaje, “surgió la idea de modificar el actual Decreto 14/2001 regulador de las condiciones y requisitos para la autorización y el funcionamiento de los centros de carácter social para las personas mayores y sustituirlo por un nuevo modelo asistencial para Castilla y León. De la misma manera, comprobamos que era necesario llegar a un acuerdo sociosanitario para trabajar de manera coordinada”.
Otra cuestión que terminó de convencer a la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades, es que ya se habían probado con éxito las unidades convivencia en el área de discapacidad e infancia. “Con la experiencia adquirida, pensamos que el modelo sería fácilmente extrapolable al sector de mayores y dependencia. De forma paralela, detectamos que usuarios y profesionales de los servicios sociales demandaban un modelo de atención residencial alternativo, que huyera del hospitalario y que se aproximara a un verdadero hogar. Así, Castilla y León, partiendo de la experiencia sueca, está desarrollando su propio modelo, adaptado a las particularidades de nuestra comunidad autónoma”, subraya Marcos.

Principales características
Además de mejorar la atención residencial y la calidad de vida de las personas mayores y dependientes, la Consejería pretende también favorecer la sostenibilidad de las residencias, especialmente en el medio rural, y aprovechar sus recursos e infraestructuras para ofrecer otros servicios. Más aún cuando la crisis económica está provocando un aumento de la solicitud de ayudas económicas al cuidador informal, en lugar de servicios profesionales, lo que está provocando que las residencias, sobre todo las privadas, tengan más de un 20% de plazas vacantes.

“La región está dotada con un gran volumen de plazas residenciales. Nuestra ratio es de 7,44 plazas por cada 100 mayores de 65 años, frente al 4,43 de media en España y 2,4 puntos por encima de la recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Ahora, el reto de la Consejería es avanzar en la búsqueda de la excelencia en la atención a las personas mayores”, apunta Marcos.

En ese sentido, la residencia de Los Royales, en Soria, es un banco de pruebas. Se trata, como define la consejera, de un modelo de centro “vivo, abierto, más atractivo y flexible, y de mayor calidad”, que gira alrededor de la persona y que permite que se estrechen los lazos de convivencia entre las personas mayores.

Estos nuevos centros multiservicios, además de residencia permanente, dispondrán de estancias temporales, centro de día y de noche. Pero también abrirán sus puertas para que los no residentes acudan “a tomar un café, comer, dormir un fin de semana... e, incluso, utilizar el servicio de lavandería”, explica Marcos.

La atención residencial tradicional también experimentará un cambio sustancial. En este nuevo modelo, con centros de no menos de 50 plazas, uno de los pilares fundamentales serán las unidades de convivencia. En lugar de habitaciones dispuestas alrededor de un pasillo, se plantean unidades formadas por grupos de 12 personas. Los residentes tendrán su habitación, pero compartirán dentro del mismo módulo sala de estar y multiusos, comedor y un espacio para los auxiliares de enfermería. “La idea es que los residentes puedan personalizar su entorno, decoren la habitación de forma hogareña o tengan un espacio para compartir con sus familiares. En definitiva, que conciban el centro como su propia casa”, indica Marcos.

Cada uno de los residentes contará con un profesional de referencia, que le prestará una atención directa, y hará un seguimiento individualizado de sus rutinas y cuidados. “Buscamos que el mayor y su cuidador establezcan un estrecho vínculo, lo que reportará importantes beneficios para el usuario. Pero también para el trabajador, porque se sentirá más unido a las personas a las que cuida, se implicará y estará más satisfecho de su trabajo”, declara Marcos. Este cuidador de referencia se encargará, además, de informar a la familia y promover su participación en la atención que reciben los mayores.

De esta manera, tal y como ha explicado la consejera, el modelo se basa en cuatro principios: “Individualidad, intimidad, adaptación del centro a la persona e implicación de la familia. El objetivo final es garantizar el derecho de la persona a tomar el control sobre su vida”.

La coordinación sociosanitaria cobra especial importancia en este nuevo modelo de atención, sobre todo en lo referente a la farmacia hospitalaria y a las unidades de convalecencia. Respecto a estas últimas, continúa la consejera, “están diseñadas para aquellos mayores que, tras abandonar el hospital, siguen necesitando cuidados sanitarios, superiores a los que ofrece una residencia tradicional. En los centros multiservicios se habilitarán camas, donde el usuario podrá ser atendido en las dos vertientes: social y sanitaria, lo que mejorará el servicio y aumentará la eficiencia del sistema sanitario. En centros de hasta 50 plazas, sobre todo en el medio rural, no será obligatorio tener médico y la atención sanitaria será prestada por los profesionales del Sistema Público de Salud. Hasta ahora, era obligatorio tener médico en todos los centros”. Fruto del convenio firmado entre Familia e Igualdad de Oportunidades y Sanidad para la coordinación sociosanitaria, “estamos elaborando el mapa donde se ubicarán estas camas de convalecencia, que ayudarán a disminuir las plazas libres”, declara la consejera.

Pros y contras del nuevo modelo de atención residencial, elaborado por ACALERTE

PROS
  • Nuevo modelo de centros, organizados en unidades de convivencia de 10 o 12 residentes como máximo, donde compartirán las zonas comunes.
  • Se valora más la autonomía de la persona y un entorno hogareño sustituirá al actual modelo más hospitalario. Al relacionarse los usuarios en grupos más pequeños, el trato será más personal y familiar.
  • Se tiene más en cuenta cómo quiere vivir la persona, dando prioridad a la dignidad del usuario sobre la salud.
  • Se permitirá al residente que decore la habitación con sus muebles y pertenencias. Así, el proceso será menos traumático y se encontrará como en su casa.
  • Se potenciará que la persona mayor válida permanezca el mayor tiempo posible en su domicilio.
  • Los centros residenciales se convertirán en centros multiservicios, lo que favorecerá que en las zonas rurales puedan ofrecer todos los servicios desde el mismo centro y se abaratarán costes por desplazamiento.
  • El nuevo modelo pretende que el personal sea más estable y crea la figura del coordinador personal, que será el encargado de desarrollar el plan de vida de la persona y será el enlace con la familia.
     
CONTRAS
  • Aumentará el coste de construcción y equipamiento de los nuevos centros, lo que provocará un incremento del 25% en el precio de la plaza.
  • Los centros que tengan que adaptarse, deberán hacer una gran inversión al necesitar más habitaciones individuales y con más metros. Lo que también conllevará un aumento en el coste de la plaza.
  • A día de hoy, las personas mayores que ingresan en una residencia tienen entorno a 80 años, con una dependencia física o psíquica y, en su mayoría, necesitan la atención de profesionales sanitarios especializados. Por lo tanto, será difícil trabajar en este sentido.
  • ACALERTE propone una fórmula mixta, donde coexistan los dos modelos: las unidades de convivencia y el modelo actual de atención residencial. Se puede atender a los usuarios según sus necesidades y circunstancias personales, dejando que sean los profesionales los que decidan sobre la atención y los cuidados que necesitan.
  • Creará problemas para definir el mobiliario de los centros, ya que no se podrá saber quién va a amueblar la habitación y quién preferirá que sea el centro quien aprovisione los muebles.
  • Si se alarga al máximo su ingreso en la residencia, llegará con mayor dependencia y será imposible que participe en tareas como cocinar, poner lavadoras, preparar la mesa... En Suecia, ingresan con menos edad, carecen de apego a la vivienda y no tienen el concepto de familia tradicional.
  • Este nuevo modelo implica hacer grandes cambios en la normativa que regula los centros residenciales de mayores, porque actualmente es muy estricta en cuanto a seguridad.
  • Las funciones de nuestros trabajadores están definidas y delimitadas por los convenios para cada puesto de trabajo; sin embargo, en el nuevo modelo el personal se encargaría de realizar todo tipo de tareas en la unidad de convivencia.

Nuevos modelos de Atención Sociosanitaria
Colaboración con el sector privado
La implantación del nuevo modelo de atención se está desarrollando y llevando a cabo en colaboración con ACALERTE y LARES. “Hemos tenido varias reuniones con el sector privado, en las que hemos transmitido el trabajo que estamos realizando y ellos nos han expuesto sus pros y contras. Se están debatiendo temas arquitectónicos, ratios de personal, servicios, etc. Cuando todo esté consensuado, se publicará un decreto que regulará los requisitos que tendrán que cumplir las residencias para reconvertirse en centros multiservicios y poder concertar con la Administración”, subraya Marcos. De hecho, la consejera asegura que algunas empresas privadas ya se han interesado y ofrecido para pilotar el nuevo modelo de centros multiservicios.

No obstante, el presidente de ACALERTE, José María Delgado, considera que “hay que tener en cuenta las diferencias culturales, económicas, políticas, etc., entre ambos países. Por ejemplo, en Suecia no hay divisiones regionales como en España y los ayuntamientos tienen todas las competencias en servicios sociales”.

Al igual que en Suecia, el nuevo modelo asistencial de Castilla y León contará con unos indicadores de calidad. “Esperamos que nos dejen participar en la elección de los indicadores y que el modelo sea consensuado por todas las partes implicadas”, asegura Delgado.

Una vez testado en la residencia pública de Soria y en centros privados, el siguiente paso será la aprobación del decreto que defina y regule el modelo. La Junta de Castilla y León ya trabaja en la redacción del borrador del decreto, que pretende encontrar el máximo consenso del sector y que, previsiblemente, estará cerrado este mismo año o a principios de 2013.

El modelo del País Vasco
El proyecto Etxean Ondo que está desarrollando el Gobierno Vasco se centra en la atención en el propio domicilio. Se trata de una experiencia que servirá al Departamento para impulsar un cambio de norma, estudiar el coste de eficiencia del Sistema y descubrir nuevos perfiles profesionales. Además, permitirá a las personas mayores, con discapacidad o en situación de dependencia permanecer en su casa y continuar participando en su entorno comunitario, mediante los apoyos y atenciones que precisen.

Este proyecto cuenta con el sector privado, “que ve con interés este tipo de experiencias. Hemos suscrito un convenio con la Fundación Matia, uno de los referentes a nivel nacional en cuestiones relacionadas con el envejecimiento”, indica la consejera de Asuntos Sociales del Gobierno Vasco, Gemma Zabaleta.
Etxean Ondo aporta cinco experiencias de coordinación sociosanitaria en cinco ayuntamientos de Gipuzkoa, donde participan profesionales de los servicios sociales y de salud, intercambiando conocimientos, acciones y estrategias para conseguir una atención personalizada, integral y continuada. Las personas reciben de manera integrada, en su propio domicilio, los cuidados sanitarios y sociales que precisan. Actualmente, alrededor de 600 personas, entre los domicilios y las residencias, forman parte del proyecto. En junio, el Departamento Vasco organizará unas jornadas donde se apuntarán las primeras conclusiones de la experiencia.
El proyecto contempla la diversificación de servicios de atención domiciliaria. Además de la atención profesional coordinada, se ha promovido el acercamiento de nuevos servicios de proximidad al domicilio de las personas (comidas, lavandería, fisioterapia, podología, transporte, biblioteca móvil, etc.). Para ello, la Consejería ha entrado en contacto con los proveedores habituales o entidades del tercer sector que prestan estos servicios.
Por otra parte, el Departamento Vasco ha reforzado los apoyos a las familias cuidadoras, a través de una asistencia profesional a domicilio, que asesora y resuelve sus dudas. Además, el cuidador puede efectuar consultas a través del nuevo servicio de teleasistencia, que también se ha implantado. “Etxean Ondo contempla la formación y el apoyo al cuidador informal. Como hay cuidadores que están desempeñando tareas profesionales que no están regularizadas ni reconocidas, una de las líneas que queremos explorar es la posibilidad de expedir algún tipo de certificado de profesionalidad que acredite su experiencia”, afirma la consejera.

Un profesional de referencia o gestor de casos coordina, supervisa y hace el seguimiento de la atención que recibe la persona mayor, con el fin de que sea de calidad y adecuada a su grado y nivel de dependencia. Pero, además, el mayor contará con diferentes profesionales en función de su necesidad: fisioterapeuta, terapeuta, auxiliar... Paralelamente, se ofrecen vías y apoyos para promover su participación comunitaria, prestando especial atención a aquellas personas que se encuentran en riesgo de aislamiento y soledad.

“Con estas experiencias piloto se evaluará rigurosamente el incremento de la calidad de vida de las personas, así como la eficiencia y sostenibilidad de las medidas a implantar. Uno de los objetivos del proyecto es evitar institucionalizaciones en residencias y el uso innecesario de los ingresos hospitalarios y de otros consumos sociosanitarios”, incide Zabaleta. En opinión de la consejera, la institucionalización del mayor no depende del nivel ni del grado de dependencia, “sino de las condiciones que haya en cada domicilio. Si la casa no reúne las condiciones, el mayor estará mejor en una residencia. Pero todas las personas pueden ser atendidas en el domicilio”.

En cuanto a los centros residenciales, “estamos experimentando las unidades de convivencia, que reproducen un ambiente similar al del domicilio y se establece una relación con el gestor de casos y los profesionales de referencia. Además, se incorporan actividades de la vida cotidiana”, reconoce la consejera.

“Es una nueva mirada al proceso de envejecimiento. Se trata de promover la autonomía. Aunque las personas sufran algún tipo de dependencia son capaces de decidir, pensar y expresar sus preferencias y eso es lo que tiene que primar en el modelo de atención. A partir de ahí, se derivan cambios en las estructuras de las propias residencias, en los perfiles profesionales de los cuidadores y en la coordinación efectiva y eficaz del espacio sociosanitario”, concluye Zabaleta.

 Modelo Sueco 

Los centros residenciales de Suecia están integrados por apartamentos equipados con baño, cocina y habitación, que los residentes decoran con sus propios muebles y pertenencias. Los apartamentos donde viven las personas que necesitan atención las 24 horas del día, forman pequeñas unidades de convivencia agrupadas alrededor de una cocina, comedor, sala de estar, terrazas y/o jardín de uso común.

En los centros grandes, suele haber dos tipos de apartamentos: con servicios y agrupados en unidades de convivencia. En la planta baja, normalmente hay un centro de día y espacios abiertos a los vecinos del barrio: restaurante, café, sala de actos, biblioteca, peluquería, podología, sala de fitness...

Los usuarios pagan aparte el alquiler y la comida, pero las personas con bajos ingresos pueden solicitar un subsidio estatal para el alquiler. Además, existe una tarifa máxima para los cuidados, establecida por el Gobierno sueco, que se actualiza cada año en función de la evolución del índice de precios.
Por otra parte, el modelo sueco intenta mantener a las personas mayores o dependientes el mayor tiempo posible en su casa. Por lo tanto, potencia al máximo la asistencia a domicilio e intenta agrupar a los mayores en zonas más pobladas, donde se puede ofrecer mejor calidad en los servicios.

El Gobierno ha elaborado, conjuntamente con la Asociación de Municipios y Provincias, unos Indicadores de Calidad de la Atención a las Personas Mayores, con el fin de controlar el servicio que prestan los proveedores que gestionan centros y servicios públicos. Por su parte, el Ayuntamiento de Estocolmo aplica también a centros residenciales y a los servicios a domicilio unos indicadores de calidad, que pretenden facilitar la elección de centros por parte de los mayores o de sus familiares.



Martes, 5 de Junio 2012

Nota




1.Publicado por Carlos Gil Galvez, MD el 15/09/2012 20:57 (desde móvil)
Camino al 2050, las políticas publicas y la sociedad local. Regional y global, deberá dar respuesta a las cambiantes necesidades de una sociedad cada vez más envejecida.
Donde el objetivo no solo debe ser el fenómeno de la vejez, sino las ENT.

2.Publicado por Sergio el 09/10/2012 14:57 (desde móvil)
Me parece perfecto esto del modelo sueco. Y los terapeutas ocupacionales donde trabajamos entonces? Xk aki n este articulo ni se nos menciona. K vergüenza!

3.Publicado por Mª ANGELES PEÑA GÓMEZ el 14/04/2013 20:03
Soy Presidenta de la Asociación Adca Integración, Enfermera del Sistema Nacional de Salud, y desde el año 1.986, estoy trabajando en modelos sociosanitarios, para dependientes, mayores etc.Después de 27 años, por fin hemos conseguido,que se vayan implantando, los modelos humanizados y de calidad, que ya en el 1986, disfrutaban en estos países.

Nuevo comentario:
Facebook Twitter

Balance de la Dependencia no se hace responsable de las opiniones y comentarios
de sus lectores.



                                                                                   Aviso legal |  Política de privacidad  |  Quiénes somos  |  Contacto