Dependencia - proveedores, residencias, sector sociosanitario,
Síguenos en:
Facebook
Twitter
YouTube

Cómo elegir el mobiliario más apropiado para las necesidades de los mayores


“Sentirse como en casa” es un criterio básico que emplean los mayores para valorar la calidad del centro donde residen. En esta cuestión, el equipo humano juega un papel muy importante, pero, desde luego, no es el único factor que interviene. Conseguir ambientes cálidos y acogedores también resulta clave para que los residentes se encuentren cómodos. ¿Pero cómo lograr este objetivo? Cada vez más, los responsables de estos centros son conscientes del protagonismo acusado del interiorismo y el mobiliario para cubrir las necesidades no sólo físicas, sino también psíquicas y sentimentales de sus usuarios; de ahí, que busquen soluciones a medida en la amplia, y cada vez más innovadora, oferta del mercado.



Cómo elegir el mobiliario más apropiado para las necesidades de los mayores
 
Del mismo modo que en la construcción de una residencia, la estructura y organización de las instalaciones está pensada y calculada previamente, la elección del mobiliario y el diseño del interior no se deben dejar al azar.
Lo más importante es crear espacios prácticos y seguros a la par que agradables. Esta combinación posibilita un mejor desarrollo de la actividad por parte de los profesionales y una sensación de confort para los residentes.
Según el director gerente de Gerodan (empresa que diseña mobiliario adaptado para mayores), Juan Larrañaga, “el mobiliario debe aportar calidad y calidez. No se puede renunciar a la calidad en este sector, es imprescindible que mantengamos un estándar de calidad. Al mismo tiempo, no podemos olvidar que el tipo de muebles y la forma de colocarlos deben conseguir que la residencia tenga su propia personalidad y que los mayores se sientan como en casa”.
De la misma opinión es la directora general de Karinter (firma que proporciona ayudas técnicas para residencias y hogar), Karin Frantz, que, además, añade: “En España no hay control de seguridad como en el resto de Europa, pero llegará. Y cuando llegue, los que compran y venden deberán ponerse las pilas”. Con su afirmación, esta profesional deja entrever la importancia de que el sector del mueble se encamine hacia los estándares de calidad que emplean otros países.
La calidad es un premisa ineludible en un sector tan delicado como el de la dependencia, porque sólo los mejores productos pueden garantizar la seguridad que necesitan los mayores. Por lo tanto, los gerentes de las residencias no puede relajarse en este sentido, ni siquiera en tiempos de crisis. En este sentido, el director comercial de Ecus (compañía fabricante de elementos para el descanso), Francisco Orugo, espera que en un futuro próximo “el sector se tranquilice y las cosas vuelvan a su cauce, porque, actualmente, existe mucho nerviosismo y, al final, todo el mundo vende de todo a cualquier precio”. Esto puede suponer un riesgo a la hora de comprar, porque los responsables de los centros pueden dejarse llevar por suculentas ofertas sin plantearse si, realmente, el producto cuenta con un mínimo de seguridad.  

Cómo elegir el mobiliario más apropiado para las necesidades de los mayores
 
Características básicas del mobiliario

Los expertos consideran que el mobiliario de un centro de mayores no debe diferir en exceso del que se tiene en el hogar y, por supuesto, recomiendan evitar que tienda hacia el diseño sanitario, con el fin de que la persona se encuentre lo más cómoda posible. Pero, evidentemente, están fabricados teniendo en cuenta una serie de premisas que los hace más seguros y confortables.

La principal diferencia es que las piezas (cama, colchón, armario, mesitas, sillas o sillones, mesas de comedor...) se adaptan a las actividades cotidianas de los usuarios y a las limitaciones ergonómicas que puedan tener como consecuencia de las nuevas dificultades físicas (o psíquicas) que surgen con la edad, como reducción de la estatura, menor equilibrio y descenso de la fuerza y la movilidad. De esta manera, se consigue funcionalidad, comodidad y ergonomía.

Todos estos detalles son básicos para una mayor calidad de vida de los residentes y, por eso, se mantienen como principios incuestionables a la hora de diseñar y fabricar mobiliario geriátrico. Pero lo cierto es que nuestro país carece de una normativa de obligado cumplimiento que establezca las pautas a seguir y que garantice las prestaciones mínimas.

El desarrollo de esta reglamentación es una de las principales demandas del sector, ya que, así, los centros podrían acreditarse y ofrecer un garante de calidad en este ámbito. Además, se acabaría con la “competencia desleal” que se atribuye a muchos productos de mobiliario geriátrico.
A falta de criterios unánimes que sirvan como referencia, muchos fabricantes han recurrido a las recomendaciones del Instituto de Biomecánica de Valencia (IBV), centro de I+D que ha investigado sobre este tema. Este organismo hace un repaso por cada una de las estancias en las que conviven los mayores en las residencias y describe algunas de las peculiaridades que debe tener su mobiliario: 

1. Camas. Existen varios tipos según sean la autonomía y las necesidades de la persona, pero, en general, deben responder a varias características: dimensiones de 190 centímetros de largo y entre 90 y 105 centímetros de ancho; estabilidad por sus cuatro lados; bordes y esquinas redondeadas para evitar daños a causa de golpes; acabado antideslizante para prevenir accidentes; sistemas de frenado fiable y puntos de agarre firmes, en caso de que se utilice para moverse; fácil accesibilidad para favorecer las posibles acciones de cuidado o asistencia que se realicen sobre ella o en su entorno inmediato; acabados metálicos a la corrosión, sobre todo, en aquellas partes que van a estar en contacto con el cuerpo (cabecera, barandillas...) para que tengan buenas condiciones de resistencia y durabilidad. 

2. Armario. Es preferente que no sean empotrados para que el usuario pueda acercarse de frente al armario y acceder a la parte posterior de su interior. La anchura mínima recomendable es de 90 centímetros y la profundidad de 55 centímetros. Es importante que exista un espacio libre debajo del armario que permita una mejor limpieza. Las puertas más aconsejables son las correderas que  permiten ahorrar espacio al abrirlas y evitan posibles golpes, pero si se opta por las batientes, es importante prestar atención a los acabados de los cantos, así como a la calidad de las bisagras. Es aconsejable que disponga de cuatro cajones, como mínimo, para facilitar el almacenamiento. 

3. Mesilla de noche. Es un elemento auxiliar importante. Muchas veces los mayores hacen uso de la mesilla o los objetos colocados sobre ella, estando tumbados en la cama (despertador, teléfono, medicación, etc.). Para que este uso sea confortable, la mesilla debe ser estable y con bordes y esquinas redondeadas y ha de estar fabricada con materiales duraderos y acabados resistentes. Es preferible que tengan patas en lugar de apoyos hechos del mismo tablero que los laterales. 

4. Butaca o sillón. Tienen que ser estables. Para evitar posibles riesgos mecánicos, todas las partes que entran en contacto con el cuerpo deben tener esquinas y bordes redondeados y estar exentas de salientes. Esto evitará golpes y tropiezos inesperados. Si los complementos de la butaca como reposabrazos o reposapiés son móviles, debemos asegurarnos de que no impliquen riesgo alguno.
 
Y, para ello, se deben mantener las distancias mínimas de seguridad entre las partes móviles y las fijas para evitar que queden atrapados o enganchados. El reposabrazos es un elemento útil que favorece la maniobra de levantarse y sentarse cómodamente. Deben ser suficientemente altos y anchos. Un relleno firme, un respaldo inclinado y el espacio libre debajo de la butaca son otras características recomendables.
 
El IBV añade en los documentos que elabora que “los materiales y acabados que se utilicen deben ser fáciles de limpiar y resistentes a las manchas y al deterioro superficial”. También hace hincapié en que muchos de estos equipos, como por ejemplo las camas, deben ser modulares para permitir añadir accesorios que aumenten las prestaciones. Esto es muy interesante porque, como explican los especialistas de este organismo investigador, “las necesidades de las personas mayores pueden ir cambiando con el tiempo”.

Cómo elegir el mobiliario más apropiado para las necesidades de los mayores
 
Las últimas novedades

Cada vez se investiga más en este aspecto relacionado con la infraestructura de los centros residenciales. Surgen nuevas necesidades que cubrir y las empresas dedicadas a la fabricación e interiorismo invierten en ofrecer interesantes alternativas que puedan desmarcarse de lo que ya existe. Prueba de ello son algunas de las novedades presentadas en la feria Orto Pro Care, como la mesa reajustable en altura y la butaca relax monitorizada con incorporador de Gerodan, la cama para enfermos de Alzheimer de Gerialine o las soluciones de descanso desarrolladas por Ecus.

La mesa reajustable en altura está teniendo gran aceptación entre los profesionales. Se trata de una mesa redonda para comedor que permite la elevación del tablero, si fuera necesario, para que los usuarios en silla de ruedas puedan acercarse con facilidad. Una idea sencilla, pero que no se había tenido en cuenta hasta el momento.

Por otro lado, se encuentran las camas pensadas para Alzheimer, que deben tener una altura menor que las convencionales (posición máxima de bajada a 40 centímetros aproximadamente) para evitar posibles caídas. La cama que ha presentado Gerialine está a 15 centímetros del suelo. También Ecus ha innovado en sus productos de descanso con el fin de mejorar la calidad de vida de estas personas, y ha desarrollado una cama para residentes con Alzheimer que está a unos 20 centímetros del suelo, y a la que se le puede ajustar una rampa. Su principal particularidad es que se parte de una cama estándar, lo que puede suponer un ahorro a largo plazo, porque  puede servir para cualquier residente y, además, tiene la posibilidad de adaptarse, mediante la sustitución de las columnas, para cubrir las exigencias de estos enfermos, así que no sería necesario comprar una nueva cama. Esta firma, también ha creado un colchón de muelles, pero con la capacidad de articular, “incluso mejor que una espuma y es más higiénico porque el muelle proporciona mayor ventilación”, explica su director comercial.

La originalidad no sólo se ha centrado en el mobiliario, puramente dicho, sino que también se están creando otros complementos que facilitan la vida de estas personas, en cuanto a su autonomía. Ejemplo de ello son el cabecero basado en la cromoterapia de Gerodan, que puede cambiar de color dependiendo del estado de ánimo que se quiera transferir al mayor; el brazo articulado de Ecus con función asistencial y que permite apoyar un libro  o cualquier otro objeto como comida o bebida para proporcionar mayor autonomía; o el andador Rollator, distribuido por Karinter, que favorece que el usuario mantenga una postura corporal correcta al no tener que empujarlo, ya que se mueve conforme la persona va andando.

Tal y como indican los especialistas, una apuesta correcta en la elección del mobiliario pueden suponer la diferencia entre que el mayor se sienta bien o incómodo en la residencia.

Cómo elegir el mobiliario más apropiado para las necesidades de los mayores

“España tiene muchas ideas que aportar y cuenta con una industria del mueble de gran peso y tradición”


Requena y Plaza es una empresa dedicada al mundo del interiorismo, que tiene un área residencial geriátrica. Por eso, hemos querido saber la opinión de su equipo técnico sobre este tema.
 
¿Cuál es el objetivo principal del interiorismo en las residencias?
Como en cualquier otro sector o actividad económica, el interiorismo en las residencias de mayores es fundamental. Más que en otros, si cabe, por la complejidad de dicho sector. A través de esta disciplina profesional, se estructuran y aúnan criterios para abordar, de forma pautada y organizada, todo un mundo de requerimientos, necesidades sanitarias y servicios muy específicos de estas instalaciones, pero teniendo a su vez especial cuidado en que estos sean tratados de una forma diferenciada y personalizada, atendiendo al criterio de imagen deseada por el cliente, y desde luego al confort y bienestar de los residentes y sus familiares.

¿Cómo se consigue esta meta?
Abordando escrupulosamente todo el compendio anterior en cada zona y fase del proyecto, sin olvidar ninguno de los enfoques y necesidades de los diferentes integrantes y participantes en la vida y funcionamiento de una residencia. Del primero al último.

¿Cuáles deben ser las características del mobiliario para residencias?
En el mobiliario es muy importante tener en cuenta la perspectiva, tanto del residente, con sus diferentes grados de movilidad o dependencia, como del trabajador que los asiste. Pero, en general, debe valorarse la ergonomía, funcionalidad, resistencia, fácil mantenimiento, a la vez que el confort; sin olvidarnos de aportar un plus de imagen, que hagan más amables y hogareñas estas piezas con las que compartimos espacio a diario.

¿Cree que los directores de las residencias españolas tienen en cuenta estos detalles?
Tanto los directores como el resto del personal especializado de las residencias son nuestra mejor fuente de información, de quienes más aprendemos para desarrollar nuestro trabajo. Su día a día es una base de datos inagotable, en la que todo se tiene en cuenta. Nosotros asesoramos y ayudamos a dar forma y a llevar a cabo la solución de sus necesidades desde el conocimiento y manejo de los diferentes profesionales de nuestro sector que participan en el desarrollo de un proyecto de este tipo, aportando unidad y coherencia, y tratando de facilitarles su trabajo.

¿Cómo son nuestras residencias respecto al resto de Europa?
En el resto de Europa, principalmente en los países del norte, éste es un sector con más años de tradición (tanto por la diferencia de sus estructuras familiares como de desarrollo económico) y, por lo tanto, más asentado; lo que innegablemente ha hecho que hayan sido un referente. Sin embargo, una serie de factores de desarrollo, demográficos y cambios sociales más recientes en España lo han situado en una muy buena posición para la expansión, coyuntura que se está aprovechando para una mejor ubicación respecto a Europa, con muchas ideas que aportar y con la ventaja de una industria del mueble de gran peso y tradición que está empezando a apostar fuerte en este sector.

¿Se preocupan por el diseño?
Desde el punto de vista del empresario, una vez superada una primera fase de implantación y normalización del uso residencial, con un estándar de calidad ya generalizado y aceptado, se está empezando a ver la necesidad de dar ese paso más que aporte un plus diferenciador a sus instalaciones respecto a las de la competencia, ahora mayor, dotándolas de mejor calidad e imagen. En este paso, la colaboración con equipos de profesionales del medio, como el nuestro, está siendo fundamental como valor añadido.

¿Qué se debe evitar a la hora de elegir mobiliarios para residencias?
Se debe evitar elegir sólo teniendo en cuenta el gusto o el precio. Y no se puede olvidar cualquiera de las premisas detalladas anteriormente, porque esto provoca que perdamos de vista que el mobiliario tiene que cumplir con una función para unos usuarios muy especiales, en su mayoría con limitaciones.



Martes, 26 de Octubre 2010

Nota



Nuevo comentario:
Facebook Twitter

Balance de la Dependencia no se hace responsable de las opiniones y comentarios
de sus lectores.



                                                                                   Aviso legal |  Política de privacidad  |  Quiénes somos  |  Contacto